Reikiavik, la bahía humeante

25 de marzo de 2011 por Paco Almádena · Sin comentarios · Cultura, Curiosidades, Ocio, Turismo, Viajes

Cuenta el manuscrito de Landnámabók que un noruego llamado Ingólfur Arnarson fue el primer escandinavo que se asentó en Islandia, entre los años 870 y 874. El lugar que eligió fue la península en la que hoy se encuentra Reikiavik (Reykjavik, en islandés), capital del país y la ciudad más poblada, con 200.000 habitantes (dos tercios de los habitantes de Islandia). Cuando Arnarson arribó a estas costas, avistó llamativas columnas de humo que procedían de los géiseres situados en las inmediaciones del lugar elegido y, como consecuencia de ello, decidió llamar a su asentamiento Reykjavik, la “bahía humeante“.

Aunque el principal atractivo de la isla es la espectactular y salvaje naturaleza, la capital guarda interesantes tesoros. Su arquitectura más interesante es de corte vanguardista y contemporáneo, aunque no por ello menos espectacular. Hay dos edificios ineludibles, como la famosa Perla (Perlan), que alberga varios restaurantes y museos (como el Museo Saga), el Harpa Concert Hall and Conference Centre y el edificio del Ayuntamiento (Ráðhús Reykjavíkur), que parece que forma una isla flotante y ofrece acceso gratuito a Internet.

El ayuntamiento, en mitad del lago

El ayuntamiento, en mitad del lago

La famosa perla de Reikiavik

La famosa perla de Reikiavik

Reikiavik posee unos cuantos museos interesantes, empezando por el Museo Nacional de Islandia, en el que se hallan restos arqueológicos de la historia de Islandia y de sus pobladores escandinavos. Es recomendable también visitar el Museo Sigurjón Ólafsson, sobre el famoso escultor homónimo, y el Museo de Arte de Reikiavik. Otra de las citas ineludibles con la cultura islandesa está en Hallgrimskirkja, la mayor catedral del país y que se construyó entre 1948 y 1986 (en esta página se enumeran otros museos de Reikiavik).

Hallgrimskirkja mezcla tradición y vanguardia

Hallgrimskirkja combina tradición y vanguardia

Sala del Museo Nacional de Islandia

El Museo Nacional alberga más 2.000 piezas históricas

Naturaleza no falta en la capital islandesa. Por ejemplo, el parque de Laugardalur, ofrece muchas posibilidades al viajero. La más popular es sumergirse en sus fuentes termales, las más espaciosas de la capital. También hay en Laugardalur un zoo con animales típicos de Islandia y un jardín botánico. Si se prefiere abandonar la concurrida capital, aunque sin alejarse demasiado, el cercano monte Esia (Esja) ofrece una espléndida panorámica de la ciudad.

Fuente termal de Laugardalur

Esja, ángel de la guarda de Reikivik

Reikiavik tiene una activa vida nocturna, con muchos bares y locales de copas, como el Austur o el Celtic Cross. Y, por si a alguien le aqueja la morriña de España, se puede combatir acudiendo a “Tapas bar”, donde se sirven las típicas tapas de bar españolas.

Si desea obtener más información sobre Islandia, puede leer el artículo correspondiente de la guía de viajes Mundicolor.

0 respuestas hasta ahora ↓

  • No hay comentarios hasta ahora... el tuyo puede ser el primero.

Deja un comentario

Publicidad