5 consejos para dormir como un bebé en el avión (parte II)

29 de junio de 2015 por Eva Valdecantos · 1 Comentario · Curiosidades, Turismo, Viajes

Hace unos días ya escribimos un post dándote unos cuantos consejos útiles para poder conciliar el sueño durante los largos trayectos de avión. Si has intentado ponerlos en práctica pero no has conseguido caer en los brazos de Morfeo, no te preocupes, porque aquí van otros tantos para que en tu próximo vuelo duermas como un bendito, sí o sí.

Hazte con una fila de asientos vacía

Aunque no suele pasar con mucha frecuencia, dependiendo de los horarios y de los destinos, los aviones no se llenan del todo y tal vez tengas suerte de que los asientos de la fila en la que estás sentado no llegan a ser ocupados. Espera a que el avión despegue y a poder desabrocharte el cinturón de seguridad y estírate como un rey en tu improvisada cama, porque a saber cuando vuelves a encontrarte con una suerte como ésta.
Fila de asientos
Foto de BVStarr (CC BY 2.0)

Evita el consumo de café

No importa el sueño que tengas, lo temprano que hayas tenido que levantarte para coger el vuelo, o el tiempo que hayas tenido que esperar para embarcar. Si lo que pretendes es descansar durante el viaje, no le pidas un o una taza de café a la azafata porque entonces no pegarás ojo durante el viaje y llegarás a tu destino despierto, pero muy poco descansado.
café
Foto de ultrakml (CC BY 2.0)

Comunica a tus acompañantes que quieres descansar

Entras agotado al avión y lo único que te apetece cuando llegas a tu siento es descansar para llegar fresco como una lechuga a tu próximo destino. Pero has tenido la mala suerte de que tu compañero de asiento quiere hablar y le apetece contarte de dónde viene y a dónde va. Antes de enfadarte o perder los nervios, ¿has pensando en simplemente decirle que quieres dormir? Lo más probable es que entienda tu situación y que incluso él también considere que echar una cabezada es una buena idea. Y no tengas miedo de comunicar también al personal de cabina, que no estás interesado en comidas y bebidas porque solo quieres dormir un poco.
Silencio
Foto de CJS*64 (CC BY-ND 2.0)

Consigue una buena manta

Al principio creerás que no la necesitas, pero la temperatura en la cabina del avión no suele ser muy alta y si queremos tener un sueño reparador y no quedarnos fríos, conseguir una buena temperatura corporal es fundamental. Para ello, necesitamos una buena manta. La podemos llevar con nosotros como parte de nuestro equipaje de mano o solicitar a los asistentes de vuelo que nos faciliten una. Y si el vuelo va a durar muchas horas, vestir una prenda de manga larga tampoco está de más.
Manta en avión
Foto de popofatticus (CC BY 2.0)

Encuentra la postura más cómoda

Aunque es cierto que llevar con nosotros una almohada en forma de U, nos facilitará bastante “coger la postura” durante el vuelo, encontrar una posición cómoda para tantas horas no es tarea fácil. Lo más práctico es intentar reservar el asiento de ventanilla y apoyarnos en la pared del avión, abrir la mesita del respaldo del asiento de delante y doblar la espalda sobre ella o en caso de desesperación buscar el hombro de algún caritativo pasajero.
Postura en el avión
Foto de Global X (CC BY 2.0)

1 respuesta hasta ahora ↓

  • 1 ¡Abre tus alas y supera tu miedo a volar! | // 31 de julio de 2015 a las 12:31

    […] no hayas pegado ojo la noche anterior. Es mejor estar un poco dormido, y tener la posibilidad de echar una cabezada, que acabar subiéndote por las paredes de la cabina. Foto de stereogab (CC BY-SA […]

Deja un comentario

Publicidad