Cátaros (V): rutas de los castillos cátaros (II)

12 de febrero de 2013 por Paco Almádena · Sin comentarios · Cultura, Curiosidades, Francia, Gastronomia, Historia, Naturaleza, Ocio, Patrimonio de la Humanidad, Rutas, Turismo, Turismo Rural, Viajes

Con la entrada de hoy, damos por cerrada la colección de reportajes sobre destinos cátaros del sur de Francia que comenzamos hace dos semanas, con una entrada sobre los castillos de Lastours. Pero además, también cerramos un subapartado de la colección que trata exclusivamente de las rutas de los castillos cátaros en la región del Mediodía francés. Si en la entrada anterior abordamos las tres rutas más importantes (ruta de Carcasona, ruta del país de Foix y la ruta de la montaña Negra), en esta abordaremos otras tres que tienen un cierto interés tanto patrimonial como paisajístico: la ruta del Albigeres, que tiene como centro neurálgico la localidad de Albi; la ruta de Lauragais, cuyo paisaje es una extensa llanura; y la ruta de Toulouse, cuyo centro es la ciudad de Toulouse.

Ruta del Albigeres

Las casas a orillas del río Agoût.

La ruta del Albigeres recoge el nombre de la principal localidad por la que discurre: Albi, que tratamos detalladamente en este otro reportaje. Lo más destacado de la ciudad son su arrabal de Saint-Salvi, la catedral gótica de Santa Cecilia, construida con ladrillo y mezclando las estructuras de un templo cristiano con las propias de una fortaleza, y el palacio de la Berbie, que fue el antiguo palacio de los obispos de Albi. Este es hoy un museo dedicado al famoso pintor postimpresionista Toulouse-Lautrec, ya que es oriundo de la localidad. En las cercanías podemos descubrir interesantes templos, como la iglesia de Saint-Salvi, del siglo XII, y la iglesia románica de Lescure. A unos 42 kilómetros al sur de Albi se encuentra la segunda localidad de esta ruta: Castres. No se conserva demasiado de la época de los cátaros, pero la ciudad tiene un aspecto clásico que todavía despierta el interés de los viajeros. Una de las estampas típicas de la ciudad es la de las casas a orillas del río Agoût, y quizá uno de los lugares más visitados sean los jardines del Palacio Episcopal de Castres, que, al igual que los de Versalles, fueron diseñados por el famoso jardinero André le Nôtre. Por otro lado, también se puede disfrutar del Museo de Arte Hispánico en el segundo piso del ayuntamiento, que también se encuentra en el Palacio Episcopal, donde se pueden contemplar obras de pintores españoles como Zurbarán, Goya o Ribera.

Ruta de Albigeres (Google maps). Clic para ir al mapa.

Ruta de Lauragais

Paisaje desde Fanjeaux. Foto de Elizabeth Schwegler, Wikimedia Commons (CC BY-SA).

La región de Lauragais fue una en las que arraigó con más fuerza el catarismo durante la Edad Media. Por ejemplo, los mimos señores de la región, que eran los señores de Laurac, mostraron siempre una actitud amistosa con los cátaros e incluso tomó medidas para incrementar la población cátara de la región. De hecho existen algunas leyendas en la región sobre el apostolado de santos como Domingo de Guzmán en el región, que se dice que en una controversia entre él y un patriarca cátaro, decidió arrojar los textos de uno y otro al fuego, del cual solamente se salvaría el de Santo Domingo de Guzmán. Este hecho se conoce como «el milagro de Fanjeaux», que luego sería retratado en una pintura de Pedro Berruguete. Curiosidades aparte, esta ruta se reduce a visitar dos destinos: Bram y Fanjeaux. El casco antiguo de Bram es bastante curioso, ya que está formado por círculos concéntricos de edificios, una forma de crecimiento que vino determinada por la muralla circular que poseía esta localidad en la Edad Media. Desde Bram, el viajero puede acercarse hasta el tramo del Canal de Midi que pasa por la región y disfrutar de un agradable paseo en barco. Después de ver Bram y saborear alguno de sus típicos vinos, el siguiente destino es la localidad de Fanjeaux, cuyo nombre, por cierto, procede del topónimo latino «Farum Jovis» —templo de Júpiter—; Fanjeaux conserva en su casco viejo varios ejemplos de la presencia de Santo Domingo de Guzmán en la región, ya que se cuenta que hacia 1215 sus discursos lograron convencer a diversas mujeres cátaras de reconvertirse al catolicismo y dedicar sus vidas a Dios en conventos. Desgraciadamente, ya no existen los castillos de Bram y de Fanjeaux, pero, sin duda, se trata de dos enclaves que en su tiempo fueron realmente importantes para los cátaros.

 .

Ruta de Lauragais (Google maps). Clic para ir al mapa.

Ruta de Toulouse

Casco viejo de Lavaur, con la catedral de Saint-Alain en el centro, como edificio más destacado de la localidad. Foto de Poppy, Wikimedia Commons (CC BY-SA).

Toulouse fue el principal centro cátaro del Mediodía francés, por lo que fue uno de los enclaves más castigados durante la Cruzada Albigense. Debido a ello, es en Toulouse donde se conservan más memoriales de las hogueras preparadas para purificar a los cátaros. El vino de Armagnac, que se elabora en estas tierras, es uno de los caldos más famosos del sur de Francia. En cualquier caso, la ciudad de Toulouse es la quinta mayor de Francia, producto de un fuerte crecimiento demográfico y económico durante los últimos siglos, algo que, lógicamente, trae una inevitable pérdida de patrimonio antiguo para dar cabida en nuevos edificios a los nuevos ciudadanos. En la actualidad se conoce a Toulouse con el sobrenombre de la “Ciudad Rosa” debido a los ladrillos con que están hechos muchos de los edificios antiguos. No obstante, hay algunos barrios en el centro que todavía conservan tanto el urbanismo medieval como algunos edificios de la época. Una vez vista Toulouse, a unos 44 km al noreste, se encuentra el último de los enclaves cátaros que vamos a tratar: la localidad de Lavaur. Actualmente en Lavaur se conserva poco patrimonio medieval, aunque de gran valor, como la catedral de Saint-Alain.

Ruta de Toulouse (Google maps). Clic para ampliar.

 

Canal del Mediodía (Canal du Midi)

Para concluir la colección sobre los destinos cátaros de Francia, vamos a realizar una pequeña mención al famoso canal del Mediodía francés, también conocido como el canal du Midi. Se trata de una vía navegable abierta en Francia durante el siglo XVII que servía para unir en la localidad de Toulouse el río Garona, que accede al Atlántico a través de Burdeos, con el río Ródano, que desemboca en el Mediterráneo. Parece que los romanos ya pensaron en el proyecto para evitar descender hasta el estrecho de Gibraltar, pero no sería hasta el siglo XVII cuando se llevaría a cabo. En la actualidad, se usa para el tráfico de barcos desde el Atlántico al Mediterráneo y para realizar turismo fluvial en barcos que realizan recorridos de una o dos horas. Desde 1996, el canal del Mediodía es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

No hay etiquetas para esta entrada.

0 respuestas hasta ahora ↓

  • No hay comentarios hasta ahora... el tuyo puede ser el primero.

Deja un comentario

Publicidad